Posteado por: Administrador | 7 abril, 2011

Ante el brote epidémico de influenza AH1N1

La irresponsabilidad del Gobierno, del Ministerio del Poder Popular para la Salud, el irrespeto por la vida de los venezolanos y la improvisación se ha hecho evidente nuevamente con el brote epidémico de influenza AH1N1.
En 2009 los primeros casos de esta influenza dispararon las alertas de los sistemas de seguridad epidemiológica de todo el mundo. En Venezuela, en septiembre de ese mismo año, el virus había cobrado la vida de 76 personas en el territorio nacional, ubicando en 8% el incremento de mortalidad local por esa causa.

Los trámites para adquirir la vacuna contra este virus comenzaron inmediatamente y los países de América Latina se adhirieron al plan de compra de vacunas que impulsó la Organización Panamericana de la Salud a través de su fondo rotatorio. El gobierno de Venezuela prefirió adquirirla directamente y aseguró que en enero de 2010 dispondría de 5 millones de unidades de la vacuna.

En abril de 2010, un gran número de países de América Latina (27) estaban vacunando contra esa gripe a su población más vulnerable (Anguila, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bermuda, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Islas Caimán, México, Brasil, Montserrat, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay, Surinam, Trinidad y Tobago, y Uruguay).

Ese mismo año en Venezuela se notificaron 6.726 casos de enfermedad tipo influenza, con una razón endémica de 15,94, muy por encima del valor histórico  entre 2007-2009. Es razonable asociar este incremento con la ausencia de vacunación de la población. Se incumplió el Programa Continental de Inmunización contra la influenza pandémica en Venezuela. La vacunación ofrecida para enero de 2010 por el ministro Rotondaro fue injustificadamente suspendida. En agosto de 2010 se anunció su reinicio en el último trimestre de ese año, cosa que no se cumplió.
¿Cuántas vacunas llegaron realmente al país? El para entonces ministro Rotondaro aseguró que se comprarían 5 millones de vacunas. La actual ministra de salud señala que se han distribuido 1 millón 300 mil vacunas y el Presidente declara que el Gobierno tiene 2 millones de vacunas contra la influenza. ¿Quién dice la verdad? ¿Por qué tantas contradicciones?

Como consecuencia de la acción irresponsable del gobierno, y en especial de las autoridades del sector salud, un nuevo brote de influenza ha empezado a cobrar la vida de los venezolanos.

La Ministra de Salud señaló que para la semana que culminaba el 19 de marzo se habían reportado 43 casos, 3 personas fallecidas y negó la existencia de un brote en el estado Miranda, donde sólo se habían presentado 4 casos. El Presidente en su alocución del domingo 20 de marzo llamó a la calma y señaló que “algunos se encargan de tratar que haya pánico”, pero que el Estado estaba preparado para enfrentar la epidemia, agregó.

El martes 22 de marzo se reportaban 85 casos y el día siguiente jueves 23 los casos aumentaron a 124, 22 en Miranda. El sábado 26 de marzo la cifra aumentó nuevamente a 280 casos y 900 casos calificados como sospechosos. El lunes 28 de marzo las autoridades contabilizan 382 casos confirmados de personas enfermas con el virus de la gripe AH1N1. El martes 29, autoridades del Ministerio de Salud registran 415 casos del virus AH1N1 en 19 estados.
Los estados afectados, Mérida con 189 casos, Distrito Capital con 77, Miranda 69, Trujillo 15, Táchira 10, Carabobo 8, Lara 7, Guárico 5, Aragua 5, Vargas 5, Yaracuy 5, Cojedes 5, Zulia 4, Amazonas 3, Nueva Esparta 2, Barinas 2, Anzoátegui 2, Sucre 1 y Portuguesa 1. Aclaró que las cifras son desde el 1 de enero hasta el domingo 27 de marzo de 2011.

La última cifra conocida (domingo 03 de abril) asciende a 712 casos y 8 muertes en el país. Las autoridades continúan asegurando que tienen controlada la situación.

La vacunación contra la influenza pandémica en Venezuela se retrasó por 15 meses. En abril el MPPS informó que la vacuna llegaría en 15 días y que comenzaría a aplicarse en julio de 2010, pero esto no ocurrió. El Informe  Final de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hasta el 24 de septiembre de 2010, no incluye a Venezuela entre los países que iniciaron la vacunación contra la influenza pandémica AH1N1.

Los boletines, alertas epidemiológicos, entre otros señalan que las personas jóvenes, especialmente aquellos con condiciones médicas crónicas, niños menores de 2 años y las mujeres embarazadas constituyen grupos de alto riesgo de infección, por lo que deben ser vacunados de manera prioritaria.

En Venezuela, en 2010, la población infantil menor de 2 años, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), era de 878.710. El número aproximado de mujeres embarazadas es de 500.000. A pesar de que el Gobierno Nacional señala constantemente que la atención de las  personas con condiciones médicas crónicas tiene una elevada prioridad, se desconoce su número en el país. Nos preguntamos, ¿A cuántas de estas personas se les aplicó la vacuna en 2010? Esta información se desconoce.

De acuerdo con información divulgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vez finalizada la fase pandémica, las acciones a desarrollar por los países debían centrarse en la evaluación de las actividades realizadas a lo largo de la pandemia. En primer lugar, las actividades de vigilancia epidemiológica que se desarrollaron. Estas acciones habrían permitido determinar las características clínicas, virológicas y epidemiológicas de la enfermedad, así como su evolución, actividad, difusión, tendencia, intensidad e impacto sobre la infraestructura de salud. No existe información sobre estas acciones, mucho menos sobre su revisión y reforzamiento.

De igual forma se recomendó iniciar, fortalecer o continuar la vacunación estacional contra la influenza, y contra el virus A H1N1, fundamentalmente en grupos de riesgo, así como actualizar los planes de contingencia apoyados en la experiencia acumulada. También se debe fortalecer los centros hospitalarios con los materiales especiales para la toma de muestra, requeridos para el diagnóstico de los casos sospechosos y de antivirales específicos para el tratamiento. Informar a la población sobre los riesgos de la enfermedad. La información epidemiológica sobre esta enfermedad emergente y las otras formas de influenza debe ser del dominio público. Es fundamental activar lo antes posible el plan de información y educación de la comunidad para la prevención de la influenza.

En Venezuela innumerables llamados de alerta formuló la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela durante el año 2010 y parte de 2011, para que se activaran estas acciones pero no fueron tomados en cuenta. Ahora se pretende con la irresponsabilidad e improvisación característica del gobierno hacer ver que no está ocurriendo nada. Sin embargo, el pueblo consciente le exige al Gobierno que efectivamente dé la cara y diga la verdad sobre las acciones que ha venido implementadas desde el año 2009 para enfrentar este virus. Que señale con claridad ¿cuál es el número de vacunas que se han adquirido, a cuántas personas han vacunado, cuáles son sus metas para este años, cuántas campañas implementarán y dónde?

El pueblo consciente reclama al gobierno mayor respeto y responsabilidad frente al brote epidémico de influenza AH1N1 que se cierne sobre la población venezolana.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.896 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: